678 233 060 citas@doctorcalvo.com

INYECCIÓN EPIDURAL CON CORTICOIDES

¿Qué es la inyección epidural con corticoides?

El bloqueo epidural con corticoides es un tipo de tratamiento  que se utiliza muy frecuentemente para disminuir el dolor y la inflamación en los casos de lumbalgias, lumbociática y en dolor cervical y dorsal por patología de la columna (hernias discales, protusiones, dolor después de cirugía de columna, estenosis de canal). Este tratamiento puede ser muy eficaz ya que ofrece un alivio del dolor que puede ser inmediato, al aplicar la medicación anti-inflamatoria directamente junto a la zona que causa el dolor. Suele acompañarse de tratamiento rehabilitador.

 

Antes de la inyección

Normalmente se realiza en quirófano (ambulante) por motivos de esterilidad, limpieza y por utilizar rayos x. La duración  de realización suele estar entre 15 y 30 minutos. El paciente se coloca en prono (boca abajo)  sobre una mesa. Antes de la inyección, la piel se limpia con un antiséptico y se utiliza anestesia local (lidocaína) para adormecer la piel.

 

Qué esperar durante una inyección epidural de esteroides

Una vez la piel está anestesiada se utiliza la fluorosocopia (rayos x) para la localización exacta de la zona a tratar.  El médico inyecta corticoides en el espacio epidural  (es una zona que rodea  la médula espinal y los nervios que salen de la columna).

Por lo general el procedimiento no es doloroso; sin embargo, se puede usar la sedación en caso de que el paciente esté nervioso o tenga ansiedad.

Después de la inyección, el paciente es monitorizado por lo general de 30 a 40 minutos antes de ser dado de alta para regresar a casa. A los pacientes normalmente se les pide reposar o tener una actividad muy reducida después de la inyección. Al día siguiente, el paciente puede llevar una vida normal, aunque también es frecuente que tenga molestias o dolor en la zona a tratar durante 1-2 días.

 

Expectativas de mejoría

La inyección epidural con corticoides suele ser efectiva para el  alivio del dolor en aproximadamente el 50% de los pacientes. Si no se obtiene  alivio del dolor con la primera inyección epidural, posiblemente no se obtenga con una segunda inyección. Este caso solemos realizar otra inyección pero aplicando la medicación en otra zona de la columna. Sin embargo, si hay una cierta mejoría en el dolor de espalda o dolor en las piernas, una a dos adicionales epidurales si se podrían realizar.

 

¿Cuántas Inyecciones pueden realizar?

No hay ningún estudio que determine de forma clara la frecuencia con la que un paciente debe tener este tipo de inyecciones. En general, se considera razonable por la utilización de corticoides, realizar hasta tres inyecciones epidurales en un plazo de seis meses.

Normalmente las inyecciones se realizan en intervalos de dos semanas.. Si una o dos inyecciones disminuyen el dolor del paciente, algunos médicos prefieren esperar para hacer una  tercera inyección cuando exista una recurrencia de dolor de espalda.

 

Posibles riesgos y efectos secundarios

Al igual que con todos los procedimientos médicos invasivos, existen riesgos potenciales asociados con la inyección de corticoides a nivel epidural. Aunque la realidad es que suelen ser  infrecuentes y raros. Los riesgos pueden incluir:

· Infección. Las infecciones menores ocurren en 1% a 2% de todas las inyecciones. Las infecciones graves son poco frecuentes.

· Sangrado. La hemorragia es una complicación también poco frecuente y si aparece suele ocurrir en los pacientes con trastornos de la coagulación subyacente.

· Lesión nerviosa. Aunque extremadamente raro, daño a los nervios puede ocurrir por un traumatismo directo de la aguja, o secundariamente por una infección o sangrado.

· Punción  Dural (punción húmeda). Una punción dural se produce en el 0,05% de las inyecciones. Puede causar un dolor de cabeza  que típicamente es occipital – frontal y que empeora al ponerse de pie y mejorar al estar tumbado (también llamado un dolor de cabeza de causa espinal). Ser mejorar en pocos días (4-6). Si el dolor de cabeza persiste más tiempo, existe una técnica llamada parche hemático, que  puede ser necesaria para aliviar el dolor de cabeza.

· Parálisis. Es muy excepcional y suele estar relacionada con casos de compresión por sangrado o infección, más que por lesión directa sobre el nervio con la aguja.

Además de los riesgos de la inyección, también hay posibles efectos secundarios de la medicación con corticoides. Estos efectos secundarios suelen ser leves. Estos riesgos y efectos secundarios pueden incluir:

· Disminución transitoria en la inmunidad.

· Aumento de la glucemia (azúcar)  en la sangre.

· Gastritis, Úlcera gástrica.

· Cataratas.

· Rubor o eritema facial, pectoral.

· Aumento del apetito.

· Aumento de la tensión arterial.

· Alteración de la menstruación

¿Quién debe evitar inyecciones epidurales con corticoide?

Estas inyecciones no deben realizarse en pacientes que:

· Tienen una infección bacteriana local o sistémica.

· En caso de  embarazo, por el uso de rayos x, (aunque si se puede realizar en casos de lumbociática aguda sin utilizar rayos x).

· Problemas de sangrado o coagulación.

· En caso de sospecha de tumor o infección.

· Si tiene alergias a la solución inyectada o problemas médicos no controlados (tales como insuficiencia cardiaca congestiva).

· En caso de tomar anticoagulantes o antiagregantes plaquetarios el paciente debe consultar con el médico: (Sintrom, Clexane, Hibor, Fragmin, Pradaxa,) o antiagregantes plaquetarios (Plavix, Iscover, ticlopidina, Disgren).

Pin It on Pinterest